Redes Sociales, La santa inquisición del Siglo XXI

No se puede negar que en el último año el movimiento #MeToo ha adquirido muchísima fuerza, su objetivo es denunciar vía redes sociales distintos tipos de violencia que han vivido algunas mujeres, ya sea en el plano Laboral, Académico o Personal. 

Si bien parece ser que el objetivo se está alcanzando y ha servido para presionar a las autoridades a que reconozcan el problema y lo atiendan.

Al movimiento se le ha hecho frente una amenaza que creo es importante combatir. 

Ecatepec entre los municipios con más desapariciones de mujeres

Y Es que Cuando las personas conocen de la denuncia en redes sociales, tienen derecho de creerle a cualquiera de las partes, a quien denuncia o a quien denuncian. 

Tenemos una deuda histórica con las víctimas y considero que tenemos que partir de creerles a ellas. Lamentablemente las redes sociales han servido no solo para denunciar, conocer de la denuncia, tomar postura y compartirla. También para atacar a las partes, simplemente por no coincidir. 

Los usuarios se erigen como un tribunal de la santa inquisición y deciden quién dice la verdad y cuál será su pena. El castigo siempre se traduce en amenazas, hostigamiento y acoso, un linchamiento que incluso se externa a familiares y amigos. 

Todo ello da paso a que se vulnere la presunción de inocencia o se revictimice a la denunciante.

Debemos limitarnos a conocer de la situación y exigir que las autoridades la conozcan y resuelvan.

INE, Fepade, Inmujeres y CNDH alzan la voz contra la violencia política de género

Peligroso es hacer de Facebook o Twitter un medio para sancionar, pues jamás serán los instrumentos correctos para garantizar la reparación del daño, la protección de la víctima y evitar la sustracción del denunciado de la justicia.

Es una batalla que muchas veces gana quien más seguidores tenga o mayor empatía genere en el auditorio, características de la santa inquisición. 

Nos toca evitar ser jueces en redes sociales y hacer del ciberespacio un lugar en el que nos sintamos seguros de denunciar. 

Nos llena de coraje cuando la autoridad no le cree a la víctima e ignora su denuncia o cuando después de años de haber cumplido con una sentencia se le declara a alguien inocente. 

En ambos casos, se ha cometido una violación de derechos ¿no estaremos haciendo lo mismo en redes sociales? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *