A un año del 19s: ¿Qué ha pasado con los apoyos para la reconstrucción?

El 19 de septiembre del año pasado, la tierra se movió y ante esto cayeron edificios (viejos y nuevos), casas, negocios, escuelas, pero sobre todo, vidas. El sismo fue de 7.1 grados y se registró a 12 kilómetros del sureste de Axochiapan, Morelos, en el límite con el estado de Puebla.

El sismo que ocurrió a las 13 horas con 14 minutos dejó múltiples afectaciones en la CDMX, Puebla, Oaxaca, Morelos, Estado de México y Guerrero. De este desastre natural resultaron 369 personas fallecidas y miles de damnificados.

Pero, la pregunta actual es ¿Qué ha pasado con la reconstrucción? Pues bien, a continuación te lo explicaré.

A un año de la tragedia, damnificados de los estados afectados han denunciado la escasa e incluso nula reconstrucción en las entidades, pero ¿por qué el gobierno ha avanzado tan poco? Pues porque, al parecer, este tema no es prioridad. Pero vamos desmenuzando el tema.

Según el registro de Reconstrucción de daños por los sismos del 7 y 19 de septiembre del Gobierno Federal, de las 169 mil viviendas afectadas (59 mil con daño total y 110 mil con daños parciales), hasta este mes, más de 166 mil titulares, o sea 98% de estos hogares, han recibido el apoyo correspondiente. Sin embargo, no hay muchas evidencias de que los recursos hayan llegado a su destino.

Y eso no es todo, ya que también informó que se tienen registrados sólo 2 mil 800 casos “especiales” de familias que aún no han recogido sus apoyos por diferentes motivos, por ejemplo que las personas salieron de la localidad donde residían, hay litigio familiar o fallecieron las personas a cuyo nombre estaba el trámite. Mmm…

Pero ¿qué creen? Los datos que está divulgando el Gobierno Federal (sobre que prácticamente a toda la gente ya se le dio el apoyo y todos están felices y contentos) no coincide con lo que distintas organizaciones han encontrado.

Oh My God Wtf GIF by Fox Searchlight

Por ejemplo, la organización TECHO informó que en todos los estados afectados por los sismos del año pasado hay irregularidades, opacidad y una reconstrucción que está llegando lentamente, o que de plano ni llega.

Algunos de estos casos ocurren en Cintalapa, Chiapas. Aquí se detectaron comunidades en las que lo que más se veía eran casas derrumbadas. Y no, no fue el sismo quien las derrumbó totalmente, resulta que el mismo gobierno las catalogó como pérdidas totales y luego las derrumbó con la promesa de que les darían una tarjeta con dinero para su total reconstrucción, peeero ¡oh sorpresa! Las tarjetas que llegaron tenían fondos para viviendas catalogadas con “daño parcial” y sólo tenían 15 mil pesos.

 

¿Por qué no han llegado los recursos a los más afectados?

Un estudio sobre los mecanismos de vigilancia, transparencia y rendición de cuentas en el proceso de reconstrucción del sismo del 19s, realizado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), señala que el gobierno no ha elaborado un proyecto de reconstrucción a largo plazo.

El documento señala que hay dispersión de los recursos destinados a ese fin, es decir que no existe una estrategia clara de dónde se deben aplicar, y mucho menos existen mecanismos de vigilancia que impidan el desvío de esos fondos.

Por su parte, la CNDH denunció que hay opacidad en el manejo de los recursos y falta de coordinación entre las autoridades así como resultados ineficientes en los trabajos de reconstrucción. Esto es lo que ha hecho que miles de personas continúen como damnificadas.

Desde hace varios meses, organizaciones civiles han denunciado corrupción y opacidad en las donaciones para la reconstrucción de las entidades afectadas. Se sabe que desde el FONDEN, el gobierno federal ha distribuido recursos, sin embargo, no hay información pública sobre el Fondo de Reconstrucción de Entidades Federativas (FONREC) y tampoco de las aportaciones de empresas privadas, sociedad y comunidad internacional.

Fundar, en su informe “Reconstrucción. A un año de los sismos”, reportó que “los recursos públicos tan sólo autorizados para el FONDEN son casi 10 veces más que el valor monetario de donativos privados reportados por donatarias y fideicomisos autorizados”.

El FONDEN recaudó alrededor de 3 mil 900 millones de pesos. No obstante, no existe una rendición de cuentas adecuada sobre dónde canijos está el dinero, por lo que no se sabe si ha llegado a los damnificados y mucho menos se conoce el porcentaje que se ha utilizado.

“A pesar de la gran cantidad de recursos públicos y privados movilizados, así como de los esfuerzos para transparentar el origen y el destino del presupuesto, con la información pública disponible aún no se puede conocer ni evaluar si las acciones de reconstrucción han cumplido sus objetivos para la atención de todas las necesidades de la población afectada”, concluyó el estudio.

Inmuebles dañados

Ahora bien, según la Comisión de Reconstrucción, en la CDMX, 3 mil 393 inmuebles resultaron dañados, de los cuales se supone 2 mil 6 son habitables. Aunqueeee señala que el resto (mil 387) son parcialmente habitables o se deben rehabilitar y apenas reconoce a 60 como imposibles de habitar. Además reporta 519 no habitables, peeero que se pueden rescatar.

Por su parte, la ONG Nosotrxs, quien se ha dedicado a transparentar las labores de reconstrucción, identificó que 639 construcciones se encuentran en alto riesgo de caer. O sea, son inmuebles habitados, sin ningún tratamiento y que en ningún momento han sido desalojados. Pero, lo que más alerta es que si llegase a temblar, no necesariamente fuerte, podrían derrumbarse y afectar a más de dos mil personas. Los números son muy distintos ¿te das cuenta?

Asimismo, la organización señala que 33% de los propietarios siguen viviendo en inmuebles en riesgo de colapsar. Aún más alarmante es que el 25% vive en edificaciones en altísimo riesgo de derrumbe. Entre los edificios diagnosticados en peligro, 41% están habitados, ¿qué te parece?

ESS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *