Senado de Argentina prefiere ley obsoleta y dice “no” al aborto

Pues con la noticia de que la mayoría del Senado de Argentina decidió rechazar el proyecto de legalización del aborto. Así es, después de casi 16 horas de discusión se tomó esa decisión. Con esta noticia se puede ver que las convicciones religiosas se impusieron al derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo en ese país.

Con 38 votos por el no y 31 por el sí, el Senado argentino echó para atrás, el día de ayer, el proyecto para legalizar el aborto hasta la semana 14 que había aprobado la Cámara de Diputados en junio. Es así como la interrupción del embarazo se mantiene como un delito penado con hasta cuatro años de prisión, a pesar de que cada minuto y medio una mujer aborta en dicha nación.

La ley que se mantiene data de 1921 y sólo permite el aborto en caso de violación o riesgo de vida para la madre, dos cosas que eran un gran avance hace 97 años pero que hoy son obsoletas para las nuevas demandas sociales. El presidente de Argentina, Mauricio Macri, habilitó, por primera vez, el debate parlamentario sobre la interrupción voluntaria del embarazo. No obstante, Cambiemos, la coalición que el mandatario encabeza fue la que más votos aportó en contra de la iniciativa.

La victoria en la Cámara de Diputados, el 14 de junio, hicieron pensar que la marea verde (verde porque es el color que identifica a los partidos  de la legalización) también se impondría en el Senado, una Cámara mucho más conservadora, en la cual están representados los intereses de las provincias del interior del país. Pero con el paso de las semanas, la presión de la iglesia católica y los evangélicos ganó terreno hasta el punto de inclinar, de su lado, la votación.

Varios senadores, en sus discursos antes de definir su voto, se escudaron tras sus creencias religiosas y la necesidad de salvar las dos vidas (la de la madre y la del feto) para justificar su voto en contra.

Y hasta ahí se trata de entender la decisión de varios de los senadores, pero lo que de plano no pasa, es que algunos no se tomaran la molestia de leer el proyecto de ley de tan solo 14 hojas, como la senadora San Juan Cristina del Carmen López Valverde, del PJ, quien reconoció que no lo leyó , pero que a la hora de la hora votaría en contra.

El debate se inició muy temprano, en un intento por evitar que las discusiones se extendieran más allá de la media noche, pero fue vano, porque la sesión duró alrededor de 16 horas, cerrando cerca de las 3 de la madrugada.

Los portavoces del proyecto aprobado en la Cámara de Diputados concentraron sus argumentos en el reconocimiento de una realidad que existe con ley o sin ley. “Las mujeres están solas. El varon aborta antes, desapareciendo. Por eso este es un problema de mujeres. Los abortos se hacen y el debate hoy es por el aborto legal e ilegal”, dijo la senadora peronista Norma Durango.

Peligro actual

Estimaciones extraoficiales señalan que, entre 350 mil y 450 mil mujeres abortan cada año en Argentina, y todas ellas lo hacen en la clandestinidad, con riesgo para sus vidas, en especial las de menos recursos, pues ellas recurren a intentos de doctores, es decir “médicos” no profesionales, o métodos peligrosos como sondas, perchas, agujas de tejer y hasta tallos de perejil, tal como lo lees.

Y eso no es todo, ya que cada año, alrededor de 50 mil mujeres sufren complicaciones derivadas de interrupciones del embarazo, y cerca de medio centenar mueren.

El congreso podrá volver a tratar el tema hasta dentro de un año, no obstante, la reivindicación a favor del aborto legal, seguro y gratuito seguirá en las calles.

Ess

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *