PRI prepara “operación pirámide” para realizar fraude electoral: Investigador de la UNAM

El Dr. Jaime Cárdenas, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, en el Foro de Ciudadanía Política en la escuela de Ciencias Sociales de la UAdeC, señaló que se prepara una supuesta “Operación Pirámide” para intentar realizar un fraude en las próximas elecciones del 1 de julio.

Cárdenas informó que el sector rural se verá involucrado, pues la Secretaria de Desarrollo Social (Sedesol), en este año electoral aumentó el 50 por ciento de los apoyos en algunas zonas, lo que supone una estrategia.

Asimismo, destacó que algunos militantes del PRI le mencionaron de manera personal que se está gestando la “Operación pirámide”, que pretende interceptar a los funcionarios de casillas antes de que acudan al día de la jornada y ofrecerles dinero para que no asistan.

“Operadores me han dicho que se está gestando la ‘Operación Pirámide’. Siempre le cambian de nombre. El proceso anterior le llamaron ‘Operación Zafiro’. Los operadores del partido del Gobierno están al tanto de quienes son los funcionarios de casilla. Van con ellos y les dicen ‘no vayan, le ofrecemos 2 mil o 3 mil pesos’”, dijo el investigador.

De acuerdo con la ley, si el funcionario no llega a la jornada los primeros en la lista electoral ocupan el puesto faltante. Dentro de la operación, el partido que esté haciendo el intento de fraude ordenará a sus militantes que sean los primeros en llegar para que ocupen el lugar disponible.

Bernardo Barranco, ex consejero electoral, coincidió sobre lo que se avecina. El uso de la PGR para atacar a candidatos, la utilización de fondos sociales para inducir el voto y las anomalías en comicios estatales son algunos indicios que sugieren que se está “fraguando” un fraude en las presidenciales mexicanas de julio, manifestó a la agencia EFE.

En marzo de este año, Jorge Alberto Gómez Gallardo, profesor de Física Nuclear de la Universidad de Texas en el Paso (UTEP), manifestó que el fraude electoral de 2018 es posible, pues se opera desde las entrañas del INE, quien se alista para nombrar a un ganador el 1 de julio antes de la media noche que, además no será el que los mexicanos elijan en las urnas.

La operación para consumar el fraude ya se echó andar, pues el INE se empeña a dar a conocer a un candidato con ventaja a las 11 de la noche del día de la elección y únicamente con el 12 por ciento de las casillas computadas, expresó el investigador quien formó parte de un equipo de observadores electorales no oficiales que analizaron los números de las dos elecciones presidenciales pasadas (2006 y 2012), y que se concluyó, en ambos casos, hubo estafa.

ESS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *